Pferd (se busca)

Llenos de asombro vimos el gran caballo. Rompió el techo de nuestra habitación. El cielo nublado pasaba débilmente por la inmensa abertura y las crines volaban susurrantes al viento.

Franz Kafka, Cuadernos en octavo, 22 de enero de 1918.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: